¿No querías ahorrarte unos centavos en el proyecto?

Masonry and translationHace unos dos años mi esposo y yo decidimos remodelar el baño de la habitación principal de la casa. Como ya teníamos pensado el diseño, emprendimos la búsqueda de los materiales perfectos. Nos decidimos por unas baldosas y mosaicos de vidrio espectaculares de una tienda española muy conocida (y costosa). Acto seguido, comenzamos a buscar a quién encargaríamos la obra.

Continue reading

En forma para traducir

La autora en Shark Valley, Florida, en 2009

¿Por qué será que siempre encontramos el tiempo para aceptar ese trabajo de dos mil palabras para mañana aunque ya tengamos otras cinco mil por entregar, pero es imposible encontrar 30 minutos en un día para ejercitarnos?

Continue reading

Gestos que valen más que mil palabras (de origen)

Holiday cardTodavía recuerdo la primera vez que recibí un obsequio de una agencia de traducción. Se trataba de una extraordinaria caja de madera con trufas artesanales confeccionadas por un diminuto comercio local. Estaba tan impresionada por los deliciosos chocolates como por el hecho de que la agencia me hubiera enviado un regalo. Este episodio cambió para siempre mi óptica en cuanto a la relación entre empresas y trabajadores autónomos.

Continue reading

Viaje inaugural

La idea de comenzar un blog surgió a comienzos del año cuando la carga de trabajo todavía no repuntaba. Como trabajadora autónoma que soy desde hace mucho tiempo, sé que es normal que baje la marea y suelo aprovechar la ocasión para recargar las baterías, dedicarme al trabajo administrativo, hacer publicidad, etc. Sin embargo, este enero fue distinto porque empecé a investigar sobre redes sociales como una forma para interactuar con otros colegas.

Tuve la oportunidad de participar en un seminario virtual presentado por Fabio M. Said, autor del estupendo blog Fidus Interpres, y eso fue lo que me terminó de convencer de comenzar un blog de traducción cuya finalidad fuera compartir mis experiencias como traductora autónoma y que, a la vez, sirviera de plataforma para intercambiar ideas con otros colegas y personas con intereses afines.

Para aquellos de nosotros que no compartimos un lugar de trabajo con otros compañeros, tener la oportunidad de comunicarnos a través de redes sociales viene a ser el equivalente del receso para el café o de conversar con alguien en el pasillo. Además, ayuda a que nos mantengamos conectados y fomenta un sentido de comunidad con otros traductores.

Hoy en día como nunca antes, la tecnología nos permite compartir con el mundo aquello que nos distingue del resto y pasar a formar parte de una comunidad global. Deseo mediante este blog ofrecer reflexiones elocuentes sobre la profesión del traductor y espero que mis lectores disfruten la lectura de las entradas tanto como yo disfruto redactándolas.

¡Leven anclas!